INICIO

En términos generales el IPER, que cada semestre realiza EY (ex Ernst & Young) en conjunto con la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción (CPCC) y la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello (UNAB), aumentó un punto llegando a 51 puntos, nivel que no se registraba desde fines de 2014.  Esta mejora se explica principalmente porque este año las empresas esperan aumentar su inversión, de hecho un 29% afirmó que planea hacerlo en comparación con el 20% que proyectaba hacerlo en 2016.

Respecto a los resultados generales de la medición, Roberto Darrigrandi, decano de la Facultad de Economía y Negocios de la UNAB, comentó que: “el IPER de diciembre tiene una lectura marginalmente positiva, con respecto a las dos mediciones anteriores, dado que la percepción empresarial de la Región es capaz de mostrar una leve, pero no estadísticamente significativa, mejoría. Esto, de la mano, quizás, de una región del Biobío que logró un crecimiento de 2,1% en los primeros nueve meses del año 2016; por encima del crecimiento de la economía nacional en idéntico periodo”.

Al consultarles a los encuestados acerca de cómo esperan que evolucione la situación económica del país este 2017, y los factores que influirían en un mejor o peor desempeño general, un 57% afirmó que espera que la economía a nivel país crezca en rangos del 1% a 2%.  Con respecto a  los temas que perciben como prioritarios para impulsar el crecimiento destacan el incentivo a la inversión (67%) –al igual que en la edición anterior-, el fomento a la productividad (41%) y la inversión en educación y capacitación (31%).

Referente a las inversiones en la región, Elizabeth Gómez, presidenta de CPCC, afirmó que: “facilitar la inversión sigue siendo una tarea urgente en nuestra Región, por ello esperamos que en adelante prevalezca el criterio y el sentido de bien común, sumado a políticas públicas que vayan en la dirección correcta y permitan la materialización de nuevos proyectos”.

Elizabeth Gómez, agregó que “el 2016 estuvo marcado por las aprobaciones de los proyectos GNL Penco-Lirquén y El Campesino, pero no sin dificultades y trabas derivadas de las demoras generadas en las evaluaciones de los proyectos y la judicialización de ellos”.

Expectativas para las empresas

En cuanto a los potenciales riesgos para los planes de las empresas, un 74% de los encuestados cree que la incertidumbre que genera la aplicación de nuevas leyes y reformas, es el principal riesgo que hoy en día enfrentan las empresas.

En término de las expectativas que los ejecutivos tienen respecto del futuro de las empresas, se espera que este 2017 se mantenga similar a lo que se identificó en la medición pasada. Un 47% afirmó que estiman que las ventas se mantendrán y solo un 36% que aumentarán. Situación parecida se dio en la pregunta referente a las utilidades. Un 39% espera que estas se mantengan en niveles similares a 2016 y un 37% que aumentarán.

Así también, los encuestados afirmaron que las empresas esperan mantener sus niveles actuales de empleos (60%). Sin embargo aumentó el porcentaje de los que estiman que disminuirán su  personal. A fines de 2015, un 16% creía que ello ocurriría en el año siguiente, pero, a fines de 2016 ese porcentaje llegó a 22 puntos.

Francisco Avendaño, socio de Assurance de EY  afirmó que: “estamos en un escenario donde reina la cautela en cuanto al desempeño de la economía regional y de las empresas, pues hay varios hechos que se desarrollarán en el transcurso del año que serán decisivos para las empresas. Además de las elecciones presidenciales, entramos de lleno en la implementación de las reformas tributaria y laboral, por lo tanto veremos in situ cuáles son los efectos que tendrán en las empresas, tenemos que esperar también a ver qué ocurrirá con una eventual reforma al sistema previsional”.

Desempleo en la región

Por último, cabe destacar que en esta edición del IPER se aprecia un cambio significativo en la percepción que los empresarios tienen respecto de la desocupación en la Región. Mientras que a fines de 2015, un 76% esperaba un incremento de la tasa de desempleo al año siguiente, ahora, quienes esperan un alza para 2017 llegan al 48% del total de los encuestados. A su vez, un número importante (44%) declara que la tasa de desempleo se mantendría en 2017, en cambio, en diciembre de 2015 sólo un 13% optó por esa proyección.

Ficha Técnica

La medición realizada en diciembre del año pasado, recoge la percepción de casi un centenar de ejecutivos de empresas locales, a quienes se les preguntó sobre las expectativas de crecimiento, utilidades, ventas, inversión, empleo y otros aspectos coyunturales que podrían afectar a las empresas, entre otros temas. El índice puede tomar valores entre 0 y 100 puntos, cuando se ubica por sobre los 50 puntos se considera que existe optimismo, bajo ese nivel, pesimismo.