maca 2

En diciembre del año 2016, Macarena Cepeda Godoy asumió la presidencia de la Asociación de Industriales Pesqueros ASIPES, el que agrupa a empresas como Pacific Blu, Camanchaca, Landes, FoodCorp-, Blumar y Alimer.

Macarena Cepeda es Ingeniero Civil Químico de la Universidad de Concepción y desde el año 2012 desempeña labores en el gremio pesquero. Comenzó a trabajar como Jefa de Sustentabilidad de ASIPES, donde debía liderar los temas ambientales y procesos normativos en materia de olores, inversiones sectoriales, transporte de pesca, entre otros ámbitos del sector. Además, es la primera mujer en ser nombrada presidenta en los 66 años de historia de ASIPES y también a nivel de gremios pesqueros nacionales.

Antes de asumir la presidencia de Asipes, se desarrollaba como Jefa Sustentabilidad y estudios ¿Cómo evalúa los años que lleva trabajando en el gremio?

Ese período fue muy positivo. Durante esos años el área de Sustentabilidad lideró el Nuevo Ciclo de Gestión de la Pesca Industrial que se comenzó a desarrollar en 2014 y cuyos cimientos buscan desarrollar un nuevo modelo de desempeño ambiental, comunitario y de contribución social de nuestro sector. Este trabajo nos ha permitido construir confianzas y demostrar que somos una actividad productiva que aporta desarrollo, empleo, valor económico y actividades de encadenamiento productivos que son fundamentales para el país y las comunas donde opera.

Considerando que es la actual presidenta de Asipes ¿cuáles son los desafíos de su gestión?

Hemos diseñado una estrategia de gestión de cinco pilares en los que estamos trabajado intensamente, pero con un foco central en la transparencia y la sustentabilidad pesquera, dos grandes conceptos que abarcan desde la trazabilidad de los productos, respeto irrestricto de las cuotas de pesca, mejoras tecnológicas, investigación, combate frontal a la pesca ilegal, apoyo a la conservación y protección de los recursos pesqueros.

Si bien la sobreexplotación de los recursos en el pasado dañó gravemente el estado de éstos, hoy la pesca ilegal no permite que se recuperen, por lo que si no trabajamos juntos todos los actores pesqueros -industriales y artesanales- para recuperarlos, no podremos imaginar la actividad pesquera como una de las principales de la región y del país en el futuro.

¿Cuáles son estos pilares de su plan de acción?

Los pilares de mi gestión se enfocarán en la protección de la sustentabilidad pesquera basada en evidencia científica experta, transparencia en la representación de intereses particulares, defensa de la institucionalidad pesquera y la actividad empresarial, impulso a la modernización ambiental y de gestión social de las plantas y operacional de la flota pesquera industrial. Asimismo, trabajaremos por fomentar el consumo de productos pesqueros industriales.

El mes pasado lanzaron un proyecto para convertir a Biobío en la capital gastronómica marina de Chile ¿Cómo nace la iniciativa? ¿Cuáles son los objetivos del proyecto?

Biobío Capital gastronómica marina es un proyecto tripartito en conjunto con las municipalidades de las zonas de operación pesquera y pymes gastronómicas orientadas a productos del mar. La iniciativa piloto –que tiene el apoyo técnico de INACAP – la iniciamos en Talcahuano y busca aportar en la promoción del consumo de pescados, impulsar la incorporación del jurel y la jibia como productos gastronómicos marinos populares y mejorar la oferta de valor en estos puntos de venta de estos pequeños y medianos empresarios.

¿En qué otros proyectos importantes están trabajando o han trabajado?

En ASIPES estamos trabajando para que nuestros pilares de gestión se reflejen en nuestro desarrollo externo, así como en el fortalecimiento interno. Y aquí tengo que mencionar el proceso de implementación de un Modelo de Prevención de Delito que contempla la Ley 20.393, que nos permitirá estandarizar nuestro funcionamiento como gremio y a la vez consignar públicamente que cada cosa que hacemos se hace de forma transparente y con las mejores prácticas. Estamos trabajando con una entidad experta en Gobierno Corporativo que diseñó el modelo y que, a la vez, lo controlará y fiscalizará.

Por otra parte, estamos incentivando a nuestras empresas socias a ir más allá de lo que establece la normativa en materias ambientales y en los vínculos de la comunidad. Hemos estudiado e incorporado sistemas de abatimiento de olores, nos hemos preocupado de trabajar para revitalizar los entornos de las plantas y, dentro de ello, el mejoramiento de la playa de la Isla Rocuant nos hace sentir muy satisfechos.

Creo que hemos logrado despertar el interés de las comunas, de los vecinos en reconocer que la pesca es también su patrimonio cultural y, de alguna forma, estamos estimulando el consumo de los productos del mar en nuestras salas de ventas. El Mes del Mar es un mes intenso para nosotros, porque nos hemos propuesto ser más participativos en nuestras acciones hacia la comunidad.

Por otra parte, la Pesca Ilegal ha sido uno de los pilares estratégicos del gremio y mi trabajo está enfocado para que lo siga siendo. Si no se pone fin a esta mala práctica, difícilmente los recursos podrán recuperarse y en ese aspecto la especie que se encuentra más vulnerable es la merluza común. Nos parece un avance significativo que Sernapesca, por ley, cuente con mayores atribuciones para poder realizar una mejor y más amplia fiscalización. Sin embargo, hay que acentuar el esfuerzo para detener la comercialización ilegal de recursos que es lo que finalmente completa y cierra el ciclo de la pesca ilegal. El gremio, pondrá énfasis en concientizar a la ciudadanía para que se informe más, para que no compre en períodos de veda y, esencialmente, para que haya una preocupación ciudadana de adquirir productos certificados.

¿Cuáles son los temas que hoy más preocupan al gremio?

Sin duda la Pesca Ilegal que comenté anteriormente, pero también la discusión que se ha efectuado en torno a la actual Ley de Pesca, aprobada en 2012.

ASIPES está a favor de perfeccionar el cuerpo legal, por ende, no tiene una posición contraria por mejorarlo, pero la insistencia que hemos hecho es que las reformas deben ser para mejorar, modernizar y proteger al sector pesquero chileno en general. Como gremio esperamos que en el futuro la ley permita entregar mayores recursos económicos del Estado para la investigación, fortalecer los Comités Científicos Técnicos e igualar los beneficios sociales de los trabajadores industriales a los del sector artesanal.

Y debo insistir que dentro de nuestras grandes preocupaciones está el desarrollo de las buenas prácticas administrativas. Nos hemos ocupado de asesorarnos y de generar procedimientos que velen por cuidar la probidad, en base a lo que establece la Ley 23.393, porque no queremos que todo el trabajo que hemos venido desempeñando con convicción, con evidencia científica y en absoluta legalidad se pueda ver empañado.