Foto Mesa Mejores Regiones en Cámara_21.03.2017 (2)

Ronald Ruf, gerente general de la CPCC, presentó los argumentos de la Mesa ante la Comisión de Gobierno Interior y Regionalización de la Cámara que analiza la viabilidad del proyecto de creación de la Región de Ñuble. En la instancia, también expusieron sus planteamientos el historiador Armando Cartes; Juan Pablo Rodríguez, presidente de Fundación Piensa, de Valparaíso; Augusto Quintana, abogado constitucionalista y José Miguel Stegmeier, presidente del gremio Socabío, de Los Ángeles, y de la Corporación Corbiobío.

En la sesión, que tiene por propósito continuar con el tratamiento del proyecto de ley que crea la XVI Región de Ñuble, los integrantes de la Comisión Gobierno Interior y Regionalización de la Cámara, presididos por el diputado Marcelo Chávez, pudieron escuchar los argumentos de destacados exponentes del quehacer regional y nacional, quienes comparten una visión crítica respecto a esta iniciativa.

El representante de la Mesa Mejores Regiones para Chile y gerente general de la CPCC, Ronald Ruf, hizo hincapié en que las experiencias de las nuevas regiones creadas recientemente no han dado muestras de avances sustantivos en el progreso de sus territorios. “En relación con el Producto Interno Bruto Regional se debe mencionar que de las últimas regiones creadas, Arica y Los Ríos, sólo esta última muestra una evolución positiva del PIB regional. En tanto, las variables inversión privada, y la de inversión extranjera en ambas regiones, no parecen haber sido afectadas ni positiva ni negativamente a consecuencia del cambio”.

Además, el ejecutivo realizó una propuesta de desarrollo comunal en pro del desarrollo de las provincias que conforman las regiones. “Al igual como se instalan servicios en comunas de la Región Metropolitana, para evitar los desplazamientos de las personas en Santiago, se deberían instalar los distintos servicios requeridos por la población en las diversas comunas de la región. Especialmente las más lejanas a la capital regional. Asimismo, deberían fortalecerse las capacidades de ‘desarrollo productivo’ de las comunas para que puedan optar a fondos que les permitan mejorar”.

En la misma línea, el historiador Armando Cartes expuso que “si se quiere el desarrollo de Ñuble, focalicemos políticas, traslademos servicios públicos pertinentes a su vocación económica, hagamos un nuevo trato con el territorio, pero no pensemos que cortándole un brazo a la Región del Bio-Bio, el miembro amputado crecerá más vigoroso. Creo que es imperativo enmendar una iniciativa que es técnica y políticamente cuestionable. Es lo conveniente para Ñuble, lo justo para el Bio-Bio y lo mejor para Chile”.

En tanto, José Miguel Stegmeier, presidente de Socabío y de la Corporación Corbiobío, indicó en su intervención que “dividir la Región, dejando a Ñuble como una de las más pequeñas del país en cuanto a territorio y aporte al PGB, despotencia dramáticamente el peso específico que actualmente tiene integralmente la Región del Biobío; y estamos convencidos que de alguna manera restamos opciones de crecimiento económico y contrapeso respecto de la Metropolitana”.

El presidente de Socabío agregó  que “estamos convencidos de que hacer crecer al Estado, derivando más recursos en administración pública y no preocupándose adecuadamente del desarrollo comunal, son factores que por un lado incrementarán la carga tributaria de los privados y la población en general y por otro, restarán importancia a las regiones en relación al poder central, contribuyendo con esto a que Chile, al contrario de lo que pasa en el mundo moderno, sea un país más centralizado y menos regionalista”.