molycop 13 oct
Moly-Cop no está pasando por un buen momento. En Mejillones despidieron a 25 personas y en la división de Talcahuano temen que ocurra lo mismo.

¿El motivo? La dura competencia China hace que la fabricación de bolas para la molienda se complique a tal punto que tengan un sobrestock ante bajas ventas. Y eso está provocando que no le compren barras a CAP Acero ( Siderúrgica Huachipato) para seguir fabricando.

De acuerdo al presidente del sindicato de Moly-Cop, René González, su empresa paralizó dos líneas de producción de un total de tres.

“Estamos muy preocupados. Como dijo nuestro gerente general, Gustavo Alcázar,  en Mejillones ya hubo  desvinculaciones. Ahora en Talcahuano están adelantando las vacaciones ( dos semanas, cuando siempre eran en época estival)  y se están deteniendo en este momento los equipos de producción, porque estamos realmente muy sobrestockeados”, explicó el representante.

Es por ello que gerentes y presidentes de sindicatos de Moly-Cop y CAP Acero se han reunido con una serie de autoridades políticas de gobierno (seremis de Trabajo y Economía), pidiendo apoyo transversal.

Lo que se busca es unir alianzas para que la Comisión Nacional Encargada de Investigar la Existencia de Distorsiones de Precios, Cndp haga efecto la solicitud de 45% de antidumping a productos chinos ( en que ya se está actuando de oficio) y que prolongue el mismo beneficio que ya tiene CAP Acero, el cual vence en noviembre.

“Pedimos 45% para que ojalá nos den la mitad. Huachipato hizo lo mismo y le dieron tal cantidad en una primera instancia”, recordó González.

Es por ello que el diputado Gastón Saavedra se ha sumado fuertemente, haciendo ver que  la ciudad puerto necesita la ayuda del gobierno.

“Esto tiene que verse como un cluster productivo. Un eslabonamiento (…) esta es la industria que genera empleos de calidad y tiempo que pasa es más complejo, se debilitan financieramente todos los proyectos productivos. Por tanto, se debe acelerar el proceso”, solicitó  Saavedra.

El parlamentario puso como ejemplo a Estados Unidos, donde Donald Trump tomó cartas al respecto.

El seremi de Economía, Mauricio Gutiérrez, tras escuchar los argumentos, indicó que las compañías regionales tienen que vislumbrar escenarios de este tipo y dar el salto a la innovación para mejorar la competitividad.

“La verdad de las cosas es que nos gustaría tener una industria manufacturera nacional robusta y potente, con la fuerza para competir a cualquier nivel en el mundo, pero no la tenemos”, dijo el jefe de cartera económica.

Y argumentó: “Cuando hablamos que  como país invertimos el 0,4% del PIB en investigación y desarrollo nos pasan cosas como esta, que Moly-Cop se complica, porque hace tiempo  se decretó que había una cierta competencia desleal en las barras de acero. Se tomaron medidas para hacer justicia económica con CAP y eso de rebote afectó el valor del insumo para Moly-Cop. Y ahora tenemos que tampoco les es rentable ante la importación de las bolas de acero China, que cada vez están  mejorando y con valores más bajos”.

Gutiérrez también acotó que si bien es cierto se debe proteger la industria nacional, esta se debe hacer con una visión estratégica.

“El tema de Moly-Cop pareciera ser simple, pero es de difícil solución para no tener efectos rebotes con otros productos que nos pudieran gravar (imponer) a nosotros”, aseveró.

Es por eso que pidió esperar la resolución de la Cndp. “La Comisión lo hará pensando a nivel global del país, de todos nuestros sectores industriales. Si se determina que efectivamente se puede hacer justicia económica con esta fábrica, en buena hora. Si no, habría que ver los alcances que se tomaron”.

Nota publicada por Diario Concepción, el día 13 de octubre de 2018.