14 nov prensa dC

De acuerdo con los presidentes y actores de los principales gremios regionales, la guerra comercial entre EE.UU. y China aún no afecta las exportaciones regionales, pero si hay que mirar con prudencia lo que viene a futuro.

Lo anterior, luego que el Presidente Sebastián Piñera dijera que “la guerra comercial entre EE.UU. y China nos está afectando en forma muy intensa”.

El Mandatario también fue enfático en relación a que han “empeorado significativamente” los términos de intercambio y que “muchos economistas están anticipando que puede haber un estancamiento o recesión de la economía mundial (en 2020 o 2020 )”.

Visión de Cpcc y Socabio

Ronald Ruf, gerente general de la Cámara de la Producción y el Comercio de Concepción (CPC Biobío), y José Miguel Stegmeier, presidente de Socabio, al ser consultados por Diario Concepción expresaron sus visiones respecto de los efectos del conflicto comercial entre EE.UU. y China.

“Sin duda, una disputa de este tipo, entre dos grandes mercados, impacta a economías más pequeñas como la chilena; sin embargo, es importante que veamos en esto oportunidades, por ejemplo, en el mercado alimenticio o en el vitivinícola. Ya que el consumo en China de productos que hasta ahora eran generados por Estados Unidos, puede abrir nuevas alternativas de comercio para países como el nuestro y, en particular, para nuestra región”, destaca gerente general de CPC Biobío.

Respecto a la realidad de las Pymes, sigue Ruf, “es importante considerar que sus principales negocios internacionales están determinados por las exportaciones que realizan con países de Latinoamérica; por lo tanto, el impacto es más indirecto. Es importante mencionar que la volatilidad del tipo de cambio es una condición relevante a considerar en este tipo de conflictos que producen ruido en la economía mundial”.

En tanto, el presidente de Socabio, hizo hincapié en que “estamos de acuerdo con las dos ideas centrales que planteó el Presidente, creemos y se puede corroborar que, efectivamente, se han resentido los precios de algunos productos que exportamos, sobre todo, del ámbito minero, incluso, una fruta en específico. Pero también compartimos que toda esta guerra parece ser más un ajuste arancelario y de mejor acceso al mercado Chino desde EE.UU.”.

En esta línea, Stegmeier sostiene que “no tenemos evidencia de que productos de nuestra región se estén viendo afectados, al menos en el ámbito alimentario, vemos un gran interés de parte de China por nuestra fruta y diversas carnes”.

En relación a las Pymes exportadoras, el dirigente del gremio agrícola indica que “la mejor recomendación que se puede dar, es que traten de pactar con estos nuevos poderes compradores que se están instalando, la mejor comercialización posible de sus productos exportables. El sólo hecho de no tener que asumir los costos de la logística y del pago diferido, que es lo que tradicionalmente ocurre con las Exportadoras locales, puede ser la gran diferencia que permita a los pequeños productores quedar en una posición más confortable en el ámbito de su negocio y accediendo al mercado que tiene la mayor y más potente proyección hacia el futuro”.

Para leer la nota completa, publicada por Diario Concepción, haga click aquí.